Volcán Lanín – Capilla María Auxiliadora del Paimún

La Capilla María Auxiliadora del Paimún se localiza al pie del volcán Lanín, sobre la costa del lago Paimún, primera zona del Neuquén en ser evangelizada por los padres Jesuitas a partir del siglo XVII. Se puede acceder desde Junín de los Andes por la ruta provincial Nº 61 (distante aproximadamente a 60 Km. de la localidad).

El templo alberga la imagen de María Auxiliadora, Señora y Patrona de la Patagonia. Esta posee una torre latina con una campana de bronce y estaño de 400 kg., realizada en la única fundición de campanas que existe en América latina, en la provincia de Santa Fe.

La puerta de ingreso, tallada en madera maciza, presenta una pequeña escotilla que recuerda la entrada al templo de Belén, por donde sólo se puede acceder agachándose o, como dice el Evangelio, “haciéndose pequeño o niño”. En el atrio interior, tres bajorrelieves escenifican los tres períodos de la evangelización del Neuquén: jesuita, salesiano y actual. El presbiterio, de influencia barroca americana, está enmarcado por cuatro columnas de raulí, talladas por artesanos cordilleranos. El altar es de una sola pieza de ciprés patagónico: en su frente se encuentra un retablo del nacimiento en imágenes americanas.

Sillería: tallas de madera realizadas por mapuche. Las imágenes tras el altar conforman una “Pasión”: el Señor crucificado junto a la Dolorosa y a San Juan (piezas de madera policromada, escuela de Marienbad, Austria).

La capilla del Santísimo Sacramento se encuentra separada del atrio por una espléndida reja de hierro forjado. En su interior se observa el pequeño altar del Sagrario, enmarcado también por columnas talladas en raulí. Cuelga del techo una lámpara votiva colonial (Circa 1850). En la Capilla del Baptisterio la pila bautismal es rama del mismo ciprés patagónico que sirvió para el altar. Se destaca la mayólica de la “Madonna dell`Adorazione”, del taller florentino de Luca y Andrea della Robbia, obra de éste último en 1486. El original está en el Museo del Bargello, Florencia, Italia. Esta réplica exacta fue hecha especialmente para este templo por el taller Menagatti, de la misma ciudad. Los vitreaux han sido realizados por la vitralista María Esther Sfeir y se inspiran en el libro de J.R.R. Tolkien “El Señor de los Anillos”. Esta pequeña casa de oración, construida con amor, trata de expresar una síntesis entre la creación del Padre, en sus montañas, cielos, bosques y lagos; la “nueva” Creación del Hijo, a través de su muerte y resurrección, y la obra del Espíritu Santo, que se manifiesta en la tarea evangelizadora y cultural de la madre Iglesia.

Es la primera capilla que posee Gendarmería Nacional en el país, no sólo para su personal y familias, sino para todos aquellos que deseen visitar su bellísimo interior y entorno natural.

Fuente: neuquentur.gob.ar