VII Congreso Mundial de la Pastoral del Turismo

México es mucho más que violencia y narcotráfico. Es también un destino turístico privilegiado gracias a sus playas, a su clima tropical y a sus paisajes. Por eso El Vaticano eligió a ese país como sede del VII Congreso Mundial de la Pastoral del Turismo. Lo acaba de anunciar el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Migrantes e Itinerantes.

La reunión tendrá lugar del 23 al 27 de abril de 2012 en la localidad de Cancún, el famoso puerto de arenas blancas ubicado en el estado de Quintana Roo, al sureste del país. En su mensaje anual con motivo de la Jornada Mundial del Turismo 2011, que se celebrará el 27 de septiembre , el presidente de consejo para los emigrantes de la Sede Apostólica, Antonio María Veglió, anunció la noticia.

‘Dicho evento, organizado por nuestro Pontificio Consejo en colaboración con la Conferencia Episcopal Mexicana y la prelatura de Cancún-Chetumal, será una importante oportunidad para seguir profundizando en las propuestas concretas que la pastoral del turismo requiere para los tiempos presentes’, escribió.

Mientras, el Vaticano se apresta a definir los detalles del congreso, el embajador mexicano ante la Santa Sede, Héctor Federico Ling Altamirano, aseguró que la cita contará con todo el apoyo de las autoridades de su país. El diplomático recordó que asistirán a la reunión religiosos involucrados en la pastoral del turismo en todo el orbe católico, además de laicos comprometidos con el sector turístico.

‘Se trata, sin lugar a dudas, de un importante evento con el que se reconoce la relevancia de México en esta materia, y más particularmente en cuanto al llamado turismo religioso. La realización de este evento en Cancún corrobora el excelente estado de la relación bilateral entre México y la Santa Sede, además de confirmar la coincidencia de opiniones en el tema turístico y su importante dimensión humana’, agregó.

Según el embajador en la actualidad la Basílica de Guadalupe, en la Ciudad de México, es el destino turístico religioso número uno en el mundo para los fieles católicos, superando incluso al Vaticano así como a los santuarios marianos de Fátima (Portugal) y Lourdes (Francia).

Además estableció que el territorio mexicano, de acuerdo con la Organización Mundial del Turismo (OMT), ocupa el décimo lugar mundial en recepción de visitantes y el primero en Latinoamérica.

‘Tan sólo en 2010 se recibieron en los diferentes destinos recreativos a 22 millones de turistas, cuatro y medio millones más que en 2009. Lo que representó una derrama de divisas de 12 mil millones de dólares, más del cinco por ciento que un año antes’, apuntó.

En su mensaje por la jornada del Turismo, Veglió dio a conocer una serie de preocupaciones y sugerencias sobre la pastoral de este sector, ideas que indudablemente formarán parte de la discusión durante el congreso de Cancún.

Para el funcionario vaticano es tan importante el ‘saber acoger como el saber viajar’, lo cual implica que las actividades turísticas se organicen desde el respeto a las peculiaridades, leyes y costumbres de los países que se visitan. Por eso pidió a los turistas recabar información, desde antes de su salida, sobre las características del lugar que van a conocer. A las comunidades receptoras y los agentes profesionales los exhortó a conocer las formas de vida de las personas que los visitan.

Además recomendó, a todas las instituciones católicas dedicadas al sector turístico, educar y preparar a los cristianos de modo que el encuentro de culturas en los viajes no sea una oportunidad perdida, sino que sirva como un enriquecimiento personal.

Les sugirió elaborar recorridos turísticos que ofrezcan la visita a los lugares más importantes del patrimonio religioso-cultural de las diócesis, favorecer un amplio horario de apertura y disponer de una estructura de acogida adecuada.

‘En esta línea aparece importante la formación espiritual y cultural de las guías turísticas, al tiempo que se puede valorar la posibilidad de crear organizaciones de guías católicas (.) Junto a ello, la elaboración de publicaciones locales en forma de folletos, de webs o de revistas especializadas en el patrimonio, con el intento pedagógico de evidenciar el alma, la inspiración y el mensaje de las obras’, sostuvo Veglió.

 

Fuente: expreso.info