Programas de Recompensas Bancarias

Otra forma de acceder a pasajes aéreos sin costo es a través de los programas de recompensas que muchos bancos ofrecen a sus clientes en función de la utilización de los servicios financieros de la entidad.

Más allá de los convenios que poseen los bancos con los programas de millaje de las líneas aéreas, también pueden poseer un programa de recompensas propio que está basado en la acumulación de puntos de acuerdo a la utilización de diversos servicios que esa entidad ofrece.

Los puntos acumulados por el cliente pueden luego ser canjeados por algún producto que el banco propone en forma de catálogo de premios. Uno de estos productos suele ser un pasaje aéreo (generalmente en convenio con alguna agencia de viajes online) por lo que esta alternativa es interesante a tener en cuenta.

Ejemplos de este tipo de premios son los que ofrecen el Banco Galicia o el Santander Rio en Argentina los cuales explicamos a continuación:

  • Quiero!: El programa Quiero del Banco Galicia permite la acumulación de puntos que luego pueden ser canjeados por pasajes, hoteles o paquetes de viajes. A través de un convenio que tiene la entidad bancaria con la agencia Avantrip, se muestra al cliente una web similiar a la que presenta la agencia de viajes en forma independiente, a donde se muestra por cada opción buscada el costo en Puntos Quiero de cada alternativa. Es posible adquirir productos solamente con puntos o pagar la diferencia con tarjeta de crédito en el caso de que los puntos sean insuficientes.
  • Superclub: El banco Santander Rio posee su programa Superclub donde una de las opciones de canje de puntos es adquiriendo un crédito en Despegar. Haciendo este canje uno luego puede utilizar los servicios de la página web www.despegar.com y al momento de pagar hace uso del crédito anteriormente mencionado. También es posible usar ese crédito y completar el pago si fuera necesario con otro de los medios de pago vigentes que ofrece la agencia de viajes.

Este tipo de programas han comenzado a ser atractivos desde el momento en que ciertos bancos comenzaron a cobrar a sus clientes una membresía anual por tener las tarjetas de crédito asociadas a los programas de pasajeros frecuentes de las aerolineas. Por el contrario estos programas propios del banco se promocionan sin costo y con la posibilidad de no quedar atados a una única compañía aérea específica a la hora de querer emitir un pasaje.