Junin de los Andes – Santuario “Nuestra Señora de las Nieves y Laura Vicuña”

El Santuario Nuestra Señora de las Nieves se ubica en el centro de Junín de los Andes, sobre las calles Ginés Ponte y Don Bosco y constituye un lugar de referencia para quienes llegan allí. En él se venera la imagen de Nuestra Señora de las Nieves y de la Beata Laura Vicuña.
Se comenzó a construir en el año 1951. Su nombre se debe a que la noche anterior a su inauguración cayó una gran nevada.
El edificio fue remodelado con un diseño vanguardista que trata de expresar en lenguaje arquitectónico la fusión de culturas que caracteriza a la población local, valorizando las originarias. Sus particularidades constructivas hacen que, además de constituir un sitio de convocatoria religiosa, resulte un atractivo cultural y turístico muy interesante.

Atrio y acceso: Al ingresar al atrio se encuentra a la izquierda la capilla diaria y a la derecha la urna que expone una vértebra de la Beata Laura Vicuña. Ambas están sobre unos rosetones formados por un sol de doce puntas, haciendo referencia a las doce tribus de Israel y a los Apóstoles. En la naturaleza se repite en los doce ciclos lunares que marcan el año. Los mapuche en su altar colocan doce hileras de cántaros con la bebida consagrada para las liberaciones rituales. Detrás de la urna se presenta la imagen de María, Virgen y Madre, quien abraza a la Beata, a la vez que abre su poncho para albergar al mundo entero. La Virgen asume rasgos y vestimenta mapuche, mientras que Laurita, fiel a la realidad, es una joven criolla.

Interior del templo: En él se observa la influencia gótica en su bóveda de arcos apuntados. Cerca de la entrada, a la izquierda, se encuentran los restos del Padre “Patiru” Domingo Milanesio. El monumento posee un bajorrelieve del escultor neuquino Emilio Saraco con un recordatorio. Un camino desde el acceso hasta el altar y el sagrario, con dos brazos laterales, formando una cruz con eje en el presbiterio, se materializa en el piso del templo. En las paredes interiores, telares mapuche con diversos motivos abrazan el templo. Los mismos fueron realizados por artesanas tejedoras del lugar, confeccionados con lanas naturales teñidas con raíces a la antigua usanza.

Presbiterio y zona del altar principal: Este sitio es una plataforma circular, a la que se puede rodear. En el centro de la misma se celebra la misa. Cuatro piedras traídas del área del Lago Huechulafquen son las bases del sagrario, el altar, el ambón y el cirio pascual. Las mismas resignifican la importancia de este elemento en las creencias y los ritos religiosos de todos los pueblos. En el sector del sagrario y en el acceso al templo existe un lugar con plantas naturales y agua como símbolo de vida y purificación. Con la presencia del cirio encendido se materializan los cuatro elementos de la creación. El Cristo crucificado y resucitado posee rasgos y vestimentas típicas mapuche.

El exterior del templo: Las fachadas Este, Oeste y Sur llevan guardas en cerámico con los motivos del pez, el Volcán Lanín y Cristo – Camino. La torre con su cúpula colorada se visualiza desde distintos puntos de la ciudad y es el primer elemento que se divisa al ingresar por la ruta nacional Nº 234. Cuatro círculos se abren en la cúpula para emanar la luz de la baliza que alberga en su interior. Las franjas de guardas y revoques horizontales refuerzan la imagen del faro marino para testificar que la profecía del Padre Milanesio hoy se está haciendo realidad:
“Nuestra misión en Junín de los Andes es como un faro, que expandirá su luz evangélica a centenares de millas de distancia.”

Fuente: neuquentur.gob.ar