Alba de Tormes: turismo religioso

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Jesus Marco hace 3 años, 9 meses.

  • Autor
    Publicaciones
  • #19166 Respuesta

    Jesus Marco

    Haraganeábamos esta mañana por las calles neblinosas y frías del casco histórico de Salamanca cuando, de pronto, Luis Falcón nos previene de que el Ayuntamiento de Alba de Tormes presentaba al mediodía su programa de actos del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa. Conque, sin pensarlo dos veces, enfilamos raudos hacia la villa ducal para saludar a nuestra amiga Concepción Miguélez, la alcaldesa, y de paso degustar jeta y patatas ‘meneás’ en Casa Fidel.
    Santa Teresa nació un 28 de marzo de 1515, conque este año las 17 localidades españolas que conforman la Red de Ciudades Teresianas (todas las relacionadas directamente con las fundaciones incansables de la santa, 9 de ellas pertenecientes a Castilla y León, es decir, más del 50%) festejarán la efeméride por todo lo alto.
    Es verdad que Teresa de Cepeda y Ahumada nació en Ávila, de ahí que por la noche se haya celebrado en la capital abulense el concierto inicial que abre las actividades conmemorativas del V Centenario, con la asistencia de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, entre otras muchas autoridades.
    Pero es cierto también que desde el punto de vista religioso la que sobresale entre todas es precisamente Alba de Tormes, pues que aquí es donde murió la fundadora de la orden carmelitana y en la que se halla su sepulcro junto a algunos de sus restos, en especial el corazón y el brazo famoso, ya que otros muchos, debido al hecho de que su cuerpo apareciera incorrupto al abrir el ataúd nueve meses después del enterramiento, acabaron desperdigados por buena parte de la cristiandad.
    El sepulcro de Santa Teresa, o sea, su muerte, tras la cual comenzó verdaderamente su gloria y el camino de la beatificación, es justamente la clave de la poderosa atracción que desde entonces ejerce Alba de Tormes para los numerosos creyentes de todo el mundo que peregrinan cada año a la localidad para orar durante unos minutos ante su urna sepulcral, habilitada en el retablo mayor de la iglesia del convento.
    El ambicioso e interesante programa de actos presentado esta mañana por alcaldesa, que se desarrollará a lo largo de este 2015, al que hay que añadir la exposición Las Edades del Hombre, que será inaugurada en primavera, así como todas las actividades previstas a nivel regional y nacional contribuirán, sí, a realzar el esplendor del V Centenario de su Nacimiento, pero serán solo flores pasajeras frente a la realidad inalterable de Alba de Tormes como destino final de Santa Teresa.
    Los fastos conmemorativos organizados para este año, que se enriquecerán notablemente con la casi segura visita del Papa Francisco, servirán para dar a conocer al gran público la vida y obra Santa Teresa y al mismo tiempo despertarán mayor interés si cabe por su figura insigne.
    Y Alba de Tormes, más que ninguna otra de las 17 ciudades teresianas, recogerá los frutos, ahora y también a medio y largo plazo como un importante centro de peregrinación a nivel mundial. Al cabo de los siglos, la santa sigue y seguirá siendo generosa con la ciudad que la vio morir. El turismo religioso abre grandes perspectivas para esta villa que durante varios siglos se convirtió en centro de la poderosa Casa de Alba. Fuente noticias Castilla y Leon.

Respuesta a: Alba de Tormes: turismo religioso
Tu información: