Centenario del Beato Brochero – Destino de Peregrinaje

peregrinacion-cura-brochero

En el fin del mundo, como definió Francisco a la Argentina el día de su elección como Obispo de Roma, se celebra el Centenario de la muerte del primer beato argentino del Papa.

“Un pastor con olor oveja”, el sacerdote José Gabriel Brochero, que hace ya más de siglo y medio evangelizó con cuerpo y alma, saliendo del despacho parroquial para buscar a lomo de mula a cada uno de los feligreses de su inmensa parroquia del Valle de Traslasierra, para invitarlos a hacer los ejercicios espirituales de san Ignacio de Loyola, predicados por los jesuitas.

Aunque es “fin del mundo” y una porción de la Antártida es parte del territorio nacional, en este momento no estoy en el sur del sur argentino sino en el centro geográfico de los 5000 kilómetros de largo de Argentina, en un verano ardiente, con 42 grados y sin agua, sin lluvia. Porque en esta zona del Valle de Traslasierra, Córdoba, tan rica para cultivos especiales, las empresas de mega cultivos tiran bombas que desarman las tormentas por miedo a que el granizo rompa las plantaciones. Ya en su tiempo el cura Brochero se encargó el mismo de romper los pequeños diques que los ricos hacían para quedarse con el agua y los pobres no tenían con qué regar sus plantas. Es aquí donde el 26 de enero de 2014 celebramos 100 años del nacimiento para el cielo de este cura Brochero que supo hacerse cargo, como Jesús, de los problemas de la gente, para sufrir y también gozar con ellos sus pequeñas y grandes alegrías de la fe.

Fuente: Diariodelperegrino.com.ar